Mensaje de bienvenida

Ampliar imagen

Estimada lectora, estimado lector:

Usted se interesa por las actividades de la Embajada de Alemania en Quito – antes que nada quiero agradecerle por ello.

Desde hace mucho tiempo, Ecuador está en la mira de Alemania y de los alemanes. Muchos miles de alemanes y personas de ascendencia alemana viven en el país y, al igual que las generaciones anteriores a éstos, aportan al desarrollo del mismo. En ocasiones incluso ocupan puestos de gran responsabilidad en el sector público. Existe un dinámico intercambio de becarios y científicos y los flujos comerciales también son un componente importante de las relaciones bilaterales. Desde hace casi 100 años, con una breve interrupción en los años 40 del siglo pasado por razones bélicas, Alemania mantiene oficialmente relaciones diplomáticas a nivel de Embajadores con Ecuador. Y desde hace más de 50 años hay cooperación al desarrollo. Incluso muchos años antes, el científico e investigador alemán Alexander von Humboldt realizó sus estudios científicos en el territorio actual del Ecuador y despertó gran interés entre los científicos alemanes por la región latinoamericana, a partir de los resultados de los mismos. Actualmente todo ecuatoriano ilustrado sabe quién fue Humboldt y las instituciones alemanas de educación y cultura en el país hacen referencia al mismo, por ejemplo el Colegio Alemán de Guayaquil y la Casa Humboldt, el instituto de cultura alemana en Quito. Gracias a todos los establecimientos alemanes en el país se despertó y profundizó el gran interés de numerosos ecuatorianos por Alemania. No sorprende, por tanto, que las relaciones entre Ecuador y Alemania estén marcadas por la mutua simpatía y amistad.

A propósito de educación: Desde hace muchos años, Alemania aporta a la ampliación del sistema educativo ecuatoriano. El Gobierno del Ecuador se ha interesado por el sistema de formación dual en profesiones técnicas y éste ahora sirve de modelo para implementar carreras profesionales de este tipo en todo el país, en ocasiones incluso bajo la egida de instituciones alemanas. El objetivo es formar profesionales competentes en áreas técnicas que puedan colaborar en la expansión y la diversificación de una economía más eficiente.

Las extraordinarias áreas naturales protegidas, especialmente en el este del país, requieren de una protección especial. En el marco de la cooperación con Ecuador, Alemania asumió el compromiso como uno de los socios más importantes, para buscar soluciones sustentables en materia de protección del ambiente y de los espacios de vida de las comunidades indígenas, frente a los intereses económicos por la extracción de petróleo y la agricultura industrial.

El terrible terremoto ocurrido en abril de 2016 implicó un fuerte golpe para nuestro país anfitrión. Tomará todavía algún tiempo hasta superar los daños y traumas entre la población afectada. Para nosotros, fue una posibilidad para demostrar nuestra solidaridad con nuestros amigos ecuatorianos y ayudar a paliar al menos en algo las consecuencias, a través de nuestra ayuda humanitaria. También participamos activamente en los trabajos de reconstrucción.

Mi país igualmente se encuentra ante grandes retos, de dimensiones probablemente históricas. Ya sea con los flujos de refugiados del Cercano y Mediano Oriente o la próxima salida de nuestro socio Gran Bretaña de la Unión Europea, o con la crisis del endeudamiento en la Eurozona, o los combates en Ucrania – en todos estos temas Alemania está involucrada y debe asumir su responsabilidad como país en el corazón de Europa. Y aunque estos temas ocupen un notable contingente de recursos y esfuerzos, Alemania continuará velando con esmero por las relaciones con sus socios fuera de Europa, naturalmente también por sus relaciones con Ecuador. El equipo de la Embajada de Alemania y yo, personalmente, así como los representantes de las organizaciones alemanas en Ecuador queremos prestar nuestro contingente constructivo. De ser el caso, por favor, háganos llegar sus ideas y sugerencias sobre cómo mejorar nuestro trabajo – lo que naturalmente también rige para nuestra presentación en esta página web.

Con cordiales saludos,

Joachim von Marschall