Vinos alemanes: nuevamente entre los mejores del mundo

Región Vinícola

Las regiones vitivinícolas alemanas se cuentan entre las más septentrionales del mundo. Ello hace de los vinos alemanes algo muy especial, debido al largo tiempo de crecimiento de las vides en veranos de calor moderado. Esa lenta maduración de las uvas proporciona al vino alemán su famosa liviandad y aroma frutal. Excepto dos regiones en el este de Alemania, todas las regiones vinícolas se hallan en el sur y suroeste de Alemania, con influencias climáticas moderadas provenientes de la Corriente del Golfo, desde el oeste, y del clima continental seco, desde el este. Las uvas alemanas son menos dulces que las utilizadas en los países vecinos del sur de Europa y dan vinos delicados con menos contenido de alcohol.

Vitivinicultura en Volkach Ampliar imagen Vitivinicultura en Volkach. (© picture-alliance/dpa) El primer auge de la viticultura alemana se registró en el Medioevo temprano. Con la Guerra de los Treinta Años, la producción de vino en Alemania casi colapsó. Y no fue sino hasta el siglo XVIII que logró renacer. Un importante papel desempeñaron en ello los monasterios, que transmitieron a los vitivinicultores conocimientos adquiridos durante muchos años. Y aún hoy, de algunas bodegas monasteriales —si bien bajo dirección secular— provienen excepcionales vinos alemanes de fama internacional.

Uvas y variedad de vinos alemanes

Muchas denominaciones de vinos alemanes se encuentran sólo en Alemania. Ello vale particularmente para el blanco “Riesling”, el blanco “Müller-Thurgau” (también llamado “Rivaner”) y el tinto “Spätburgunder”. Gran popularidad ganaron en los últimos años también el blanco “Silvaner” y el tinto “Dornfelder”. De importancia para el sector alemán del vino son unas 50 variedades de uva, de las cuales el 70 por ciento corresponde a vino blanco y el 30 por ciento, a tinto.

La nueva generación de vinicultores alemanes

Nuevos vientos soplan desde hace un par de años en los viñedos alemanes. La joven generación de viticultores va por nuevas sendas y persigue otros objetivos en los suelos heredados de sus antepasados. Viticultores excelentemente formados con experiencia en la producción de vinos en el Viejo y el Nuevo Mundo, equipados con las más modernas instalaciones técnicas para los viñedos y las bodegas producen más vinos internacionales de punta que nunca. El gran aumento de las exportaciones, particularmente a Estados Unidos y Japón, es testimonio de esas exitosas transformaciones. En ferias, exposiciones y catas internacionales, los vinos alemanes son regularmente distinguidos. En 2004, el premio al mejor productor mundial de vino blanco fue para Alemania.

¿Prefieren los alemanes beber cerveza o vino?

Una cervecita, por favor Ampliar imagen Para mí, por favor una cervecita. (© colourbox.com) Los alemanes beben hoy más vino que cerveza. Con un consumo per cápita de 23,5 litros por año, Alemania ocupa el cuarto lugar en el mundo, después de Francia, Italia y Estados Unidos. Así como la cultura alemana del vino se presenta hoy con un rostro moderno y es parte del estilo de vida alemán del siglo XXI, también la cocina alemana se ha transformado. Hoy es liviana, internacional y ocupa el segundo lugar, después de Francia, en cuanto a distinciones internacionales. El buen vino y la cocina moderna se complementan.